SALMOCID-F PREVIENE EL VIRUS DE LA PESTE PORCINA AFRICANA.

  • OCTUBRE 02, 2021
blog_img1

La Peste Porcina Africana (PPA) es posiblemente la amenaza mundial más importante para la producción porcina. Es una enfermedad de declaración obligatoria inducida por un virus muy resistente que afecta tanto a cerdos como a jabalíes y eso hace que la contención sea realmente difícil. Es altamente contagiosa y generalmente mortal y no hay vacunas ni tratamiento, por lo que tiene graves consecuencias socioeconómicas en los países afectados.


La prevención con medidas de bioseguridad en la granja y en el pienso es la única manera de afrontar esta devastadora enfermedad.

Etiología

El Virus de la Peste Porcina Africana (VPPA) pertenece a la familia Asfaviridae y es un virus grande con doble cadena de ADN y una estructura proteica muy compleja. Su variabilidad antigénica dificulta la obtención de vacunas, su alta resistencia aumenta su persistencia en el medio ambiente y sus anticuerpos no neutralizantes retrasan los síntomas clínicos y la persistencia de la enfermedad en los cerdos infectados.

Epidemiología

La PPA afecta a cerdos y jabalíes, pero no a humanos. Se transmite a través del contacto con secreciones corporales de animales infectados (saliva, secreciones nasales, orina, semen, heces, sangre, heridas, etc), ingestión de carne o derivados (productos crudos o poco cocidos, restos de alimentos, despojos, etc), contacto con fómites (vehículos, ropa, calzado o cualquier equipo), vectores mecánicos (artrópodos, pulgas, piojos…) y garrapatas, que actúan como vectores biológicos y reservorio. El virus puede permanecer viable durante largos períodos, incluso años, a través de estas rutas de transmisión.

Sintomatología

La morbilidad es del 100% y los signos típicos incluyen fiebre, anorexia, falta de energía, abortos, hemorragias en órganos y hemorragias en orejas y flancos. El VPPA tiene una patogenicidad variable y la duración del curso clínico y la mortalidad variarán dependiendo de la cepa: las severas son generalmente fatales (muerte súbita en 10 días) pero los animales infectados con cepas leves pueden no mostrar los signos clínicos típicos.

Prevención

El VPPA se puede transmitir fácilmente vía oral a través del agua y la alimentación. Por ello, la prevención mediante la dosificación en pienso de un virucida basado en formaldehído es una estrategia muy efectiva y rentable para evitar la infección del VPPA a través del pienso. Además, es esencial un plan completo de bioseguridad en granja. Si el VPPA entra en la granja, será devastador: es obligatorio el sacrificio rápido de TODOS los cerdos, la eliminación adecuada de los cadáveres y la cama y una limpieza y desinfección a fondo, por lo que cuantas más medidas de prevención del virus se tomen mejor.

Estudio in vitro de inactivación del virus de la peste porcina africana con Salmocid-F 

Este estudio evaluó la capacidad de Salmocid-F, producto a base de formaldehído, para inactivar el VPPA. Fue diseñado de acuerdo con las directrices internacionales CPMP/BWP/268/95; “Estudios de Validación de virus” (1) y CPMP/ICH/295/95; “Calidad de los productos biotecnológicos: evaluación de seguridad viral de productos biotecnológicos derivados de líneas celulares de origen humano o animal” (2), los cuales describen en términos generales cómo realizar estudios de validación de seguridad viral. Además, también se tuvo en cuenta la norma UNE-EN 14675:2015; “Desinfectantes químicos y antisépticos - Prueba de suspensión cuantitativa para la evaluación de la actividad virucida en el área veterinaria: método de prueba y requisitos (fase 2, paso 1)” (3), aunque su alcance no se aplica directamente.

La inactivación producida por Salmocid-F se testó a tres tiempos de contacto (8, 24 y 48 horas) y tres concentraciones (4 mg/ml, 2 mg/ml y 0,5 mg/ml) del producto. Se realizaron dos replicas de titulación del VPPA para cada una de las condiciones. Los resultados de los experimentos se resumen en la siguiente tabla.

 

Dosis de Salmocid-F (mg/ml)

Tiempo de contacto (h)

Factor de reducción (log10)

Reducción del virus (%)

 

0,5

8

3,84

99,986

24

≥ 5,09

≥ 99,999

48

≥ 5,09

≥ 99,999

 

2

8

≥ 4,67

≥ 99,998

24

≥ 4,49

≥ 99,997

48

≥ 4,49

≥ 99,997

 

4

8

≥ 4,37

≥ 99,996

24

≥ 4,19

≥ 99,994

48

≥ 4,19

≥ 99,994

 

En base a los resultados, se puede concluir que Salmocid-F, a concentraciones de 2 y 4 mg/ml, es eficaz para la inactivación del VPPA tras 8 horas de contacto del virus con el producto a 22ºC ± 3ºC. En todos los casos, se logran factores de reducción superiores a 4 unidades logarítmicas (reducción del título infeccioso superior al 99,99%. Para la concentración de 0,5 mg/ml de Salmocid-F, dicho factor de reducción se alcanza tras 24 horas.
Excepto con la concentración de 0,5 mg/ml de Salmocid-F tras 8h de contacto del virus con el producto a 22ºC ± 3ºC, en ninguna de las condiciones testadas se detectó infectividad residual en las muestras. Por lo tanto, la eficacia de Salmocid-F para inactivar el VPPA podría ser mayor a la observada.